Huelga EIR Andalucía (Día 1)

Los  EIR (Especialistas Internos Residentes) no sólo somos Médicos. No son los “antiguos MIR”, como dicen algunos medios. Son también Enfermeros, Farmacéuticos, Psicólogos, Biólogos, Radiofísicos… Somos todos los que un día, al acabar nuestro periodo universitario, nos liamos la manta a la cabeza y nos presentamos a una oposición nacional para poder especializarnos; sin compromiso de quedarnos trabajando una vez terminada la especialidad.

Especializarse no significa hacer prácticas, como piensan algunos. Es profundizar en una materia de nuestro campo: Enfermería no es igual en UCI que en Salud Mental, Psicología Clínica no es igual que Educativa… No es lo mismo un mecánico de motor que uno de chapa, pero los dos son mecánicos. Por supuesto que practicamos, pero ¿acaso un Cirujano Adjunto cuando aparece una nueva técnica no tiene que practicarla? ¡Y ya es especialista! En nuestra formación no se utiliza a la población como cobayas, no digamos tonterías, no sería ético.

¿Por qué este colectivo ha decidido ponerse en huelga?

Por más que le pese a Consejera de Sanidad, el tema del recorte económico en nuestras -ya escuetas- nóminas es sólo una parte. ¡Por supuesto que protestamos por el recorte! Sobretodo teniendo en cuenta que, mientras al resto de profesionales de la Sanidad Pública se le ha dado la opción de aumentar sus horas de trabajo o reducirse el sueldo la parte proporcional del aumento de jornada ordinaria que se aplica, a nosotros directamente nos las han quitado de la jornada complementaria, es decir, las horas de guardia. Lo que se traduce en que trabajamos gratis más horas de las que ya lo hacemos “por necesidades del servicio” o por “intereses en nuestra formación“: todos nos hemos quedado cuando hay algún caso interesante en el servicio o cuando no ha dado tiempo a terminar lo que había pendiente. Y aquí no hay hora extra que valga.

Pero también protestamos por lo que nos espera el día de mañana, cuando acabemos la especialidad:

– Vemos cómo ya no se renueva el contrato a adjuntos, o se hace mes a mes y con suerte a un 75% de la jornada. La empresa pública puede hacer contratos mensuales reiterados de manera indefinida sin obligación de hacerte “fijo”, como ocurriría en la privada. Gran parte del personal sanitario no es funcionario, en contra de la creencia popular, es laboral eventual.

Al haber menos adjuntos, aumenta la carga de trabajo entre los que quedan. Esto se traduce en que el equipo se ve desbordado. Si antes había tiempo para explicarte algo al final de la mañana, ahora ya no lo hay. Sí, en los libros y en las revistas médicas hay mucha información, pero no sólo de teoría vive el especialista en formación. Volviendo al ejemplo del Cirujano, ¿le hubiera valido al primero que hizo una vesícula por laparotomía sólo con leer cómo se hace la técnica en una publicación?

Si no hay adjuntos suficientes y no contratan más adjuntos alguien tiene que hacer el trabajo ¿Quién lo hace? Obviamente se tira de los Residentes: en el mejor de los casos nos ponen a cubrir puestos como residentes que el día de mañana deberíamos cubrir como adjuntos. Está claro que si lo puede hacer un residente (que siempre habrá), no hace falta contratar un adjunto, por lo que nos hacen quitarnos potenciales puestos de trabajo en un futuro.

Todo esto se traduce en una merma de la calidad asistencial ¿Qué significa esto?

Significa que no se dedica el suficiente tiempo ni en las condiciones idóneas para poder dar una asistencia de calidad. Esto no significa que no hagamos bien nuestro trabajo, tampoco sería ético; simplemente que lo podríamos hacer mejor: un pintor puede pintar una pared, pero cuanta menos pintura gaste, menos manche y mejor cubra mejor, ¿verdad? Para eso tendrá que tener buenas condiciones: si en lugar de pintar una casa en tres días, tiene un día para pintar tres casas, dificilmente lo hará lo mejor que sabe.

Si los EIR nos hemos echado a las calles hoy de manera indefinida es por el bien de todos: El nuestro, porque queremos ser buenos profesionales el día de mañana; El vuestro, porque cuanto mejores profesionales seamos mejor será el servicio que os podamos ofrecer.

Las protestas no son sólo dinero, son por DIGNIDAD PROFESIONAL: en el mejor de los casos serían 12 años de tiempo y sacrificio invertidos para tener un trabajo precario, emigrar o cambiar de profesión. No es justo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s